Una vez solucionado el problema de la falta de espacio para cultivar tus propios alimentos con la construcción o compra de tu huerto vertical es hora de plantar o sembrar las verduras que más beneficios tienen para tu salud.

El consumo de verduras es esencial para que tu organismo funcione a la perfección.

Es habitual incluir verdura en nuestro menú semanal solo algunos días a la semana, dando por hecho que con esto es suficiente. En cambio se recomienda incluir en cada comida y cena algo de vegetales, ya sea como plato principal, o como ingrediente o acompañamiento.

En este post te vamos a contar las 5 que destacan por sus excepcionales beneficios para la salud: Espinaca, brócoli, guisante, lechuga y tomate.

Diferencia entre sembrar y plantar.

Para empezar y para los que menos conocimientos tengáis en el mundillo agrícola y de los huertos vamos a decir la diferencia entre sembrar y plantar, ya que como su nombre indica no es lo mismo:

Sembrar:

Sembrar proviene de la palabra latina «semināre» que significa «semilla» y ahí está la clave, cuando sembramos estamos arrojando y esparciendo las semillas en la tierra o en otro medio de cultivo.

Las semillas una vez germinadas van a desarrollar las raíces y el tallo que dará lugar a la formación de la planta.

No olvides esta regla sobre la profundidad ideal que tienen que tener siempre las semillas para que germinen bien: Las semillas tienen que estar enterradas a una profundidad de 1 vez y media de la longitud de la semilla. Es decir, si tenemos una semilla de 1 cm, la profundidad ideal de enterramiento de esa semilla es de 2,5 cm.

Plantar:

Plantar del latín «plantāre» que significa planta. Cuando decimos que vamos a plantar nos referimos a meter bajo tierra una planta ya con el cepellón de raíces formados y con una parte aérea (tallo y hojas) ya desarrollados y visibles.

En siguientes post explicaremos métodos efectivos de siembra, plantación y podas para que nuestro huerto vertical sea lo más productivo y saludable posible.

Volviendo al tema de las verduras, sabemos que todas en mayor o menor medida contienen vitaminas, minerales y fibras que van a fortalecer y a cuidar nuestro cuerpo pero aquí vamos a ver el top 5 de las que más beneficios y ventajas para nuestra salud ofrecen:

Espinaca

La espinaca (Spinacia oleracea) ha gozado durante siglos de una buena reputación como alimento vegetal bueno para la salud humana, una fama que continúa teniendo a día de hoy.

La espinaca aporta a nuestro organismo vitaminas K, A, C y ácido fólico. También es rica en manganeso, magnesio, hierro y vitamina B2.

Con respecto a la vitamina K, importantísima para la salud de los huesos, no hay más vegetales que nos aporten más vitamina K que la espinaca.

Otros de los beneficios de las espinacas son poseer propiedades antiinflamatorias y anticancerosas. Además, ayudan a evitar la degeneración de la vista asociada a la edad y a las cataratas.

Antes de cosecharla y consumirla, recuerda, la espinaca debe ser de un tono verde medio a verde oscuro, verse fresca y no presentar signos de deterioro y manchas negras.

Brócoli

El brócoli (Brassica oleracea var. italica) es de origen mediterráneo y sus cualidades gastronómicas y beneficios para nuestra salud lo han convertido en estandarte de la alimentación sana.

Es una fuente rica en vitamina C, hierro, clorofila y ácido fólico.

Elimina el colesterol malo protegiendo al corazón y previniendo las enfermedades cardiovasculares. Ayuda a prevenir la hipertensión y es un magnífico depurador de nuestro organismo.

Puedes saber que un brócoli está listo para cosechar y consumir cuando las cabezas estén macizas y midan entre 7 y 20 centímetros. Se cosecha la cabeza y parte del tallo, es importante comprobar que no presenta afloramientos.

Guisantes

Los guisantes verdes (Pisum sativum) también forman parte fundamental de la dieta mediterránea.

Estas semillas redondas, verdosas y suaves son ricas en proteínas, fundamentales para el crecimiento de los músculos. También son fuente de fibra y ricas en potasio y ácido fólico.

Cuando coseches los guisantes recuerda que las cáscaras de las vainas no utilizadas y el follaje son un excelente abono orgánico para el sustrato de tu huerto.

Lechuga

La lechuga (Lactuca sativa) es la verdura por excelencia de la dieta mediterránea. Se utiliza sobre todo en ensaladas aportando a nuestro organismo minerales y vitaminas esenciales como son el potasio, magnesio, calcio, vitamina A.

El 95% de la lechuga es agua y solo tiene 15 calorías, por lo que es ideal para regímenes de adelgazamiento.

También es fuente de fibra lo que beneficia a personas que están haciendo dieta y quieren adelgazar y favorece el adecuado tránsito intestinal.

Las lechugas conviene cortarlas justo antes de que vayamos a consumirla, así casi no perderá propiedades nutricionales y estará muy fresca, con un sabor inmejorable.

Tomate

El tomate (Lycopersicon escultelum) es el acompañante más utilizado junto a las lechugas en la dieta mediterránea.

Rico en vitamina A, protege la vista de enfermedades degenerativas. Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares gracias a que contiene hierro y vitamina k.

Posee propiedades antioxidantes y es un tratamiento muy utilizado contra las arrugas y para proteger la piel, el pelo y los dientes.

Cuando un tomate está listo para cosechar y consumir salta a la vista, es cuando nos va mostrando sus tonos rojos.

Cultivar estas 5 plantas en tu huerto vertical es cultivar salud, saborear alimentos frescos y limpios de pesticidas, insecticidas y plaguicidas, además de ahorrar en la cesta de la compra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − tres =